Blog

Analizamos lo último del pádel profesional: baile de parejas y nueva propuesta de WPT

Estas dos últimas semanas ha sido un “no parar” de cambios de parejas de competición. Empezó, como te explicamos, con Paquito Navarro y Martín Di Nenno, un día más tarde, siguió con Fede Chingotto y Juan Tello, y a partir de ahí desencadenó un sinfín de rumores, anuncios y confirmaciones de muchos otros. Vaya, un baile de parejas en toda regla.

En este blog, te ponemos al día, analizamos por qué ha sucedido y también, revisamos la nueva propuesta de World Padel Tour para el 2023, la polémica del momento.

Los cambios de parejas en los cuadros masculinos y femeninos

Paquito Navarro y Martín Di Nenno anunciaron que el Open de Santander, del 3 al 9 de octubre, sería su último torneo juntos. ¡Pues se proclamaron ganadores! No podía haber una mejor manera de cerrar su etapa juntos en pista y no se merecían menos. ¿Con quién compartirán pista a partir de ahora? Pues Navarro lo hará con Mike Yaguas hasta el Buenos Aires Master y después, con Juan Tello. En cuanto a Di Nenno, será con Coki Nieto hasta final de temporada.

Por su parte, el que fue compañero de Tello, Fede Chingotto, formará pareja con el cordobés Javi Garrido a partir del NEWGIZA Premier Padel de Egipto.

 

Otra dubla que también ha anunciado su separación es Miguel Lamperti y Jon Sanz. Este último se unirá a Lucas Campagnolo y Lamperti, volverá al lado de Mike Yanguas, al menos hasta final de temporada. Una segunda oportunidad para “los Mike”.

Álvaro Cepero y Jesús Moya también finalizan su etapa juntos tras el Santander Open, Moya se juntará con el chileno Javier Valdés. También forman una nueva pareja Gonzalo Rubio y Álex Arroyo, así como los jóvenes Edu Alonso y Juanlu Esbrí. Además, después de muchos rumores durante todo este mes, se confirma que la dupla de Arturo Coello y Fernando Belasteguín no seguirá la próxima temporada y ¡Agustín Tapia será la nueva pareja de Coello! Sin ninguna duda, esta pareja promete.

 

En el pádel femenino también ha habido dos cambios importantes en este punto de la temporada. La pareja 4, Lucía Sainz y Marta Marrero, han anunciado su separación y han intercambiado cromos con la 9, Tamara Icardo y Delfina Brea, una de las parejas revelación del 2022. Así, Sainz e Icardo competirán juntas a partir de ahora y, por otro lado, lo harán Marrero y Brea.

Está claro que tantos cambios también se trasladarán en el ranking general y nos permitirán disfrutar de temporadas cada vez más emocionantes.

Pero… ¿por qué hay tantos cambios de pareja en este punto de la temporada?

En artículos anteriores hemos mencionado brevemente los posibles motivos por los cuales las parejas suelen separar sus caminos, pero analicemos en profundidad el contexto actual para entender mejor qué es lo que está pasando en el circuito profesional. 

 

Ahora mismo tenemos 22 pruebas WPT, 5 pruebas WPT Challenger y 7 pruebas de PREMIER PADEL que suman 34 pruebas en total. El año natural tiene 52 semanas, así que si la temporada acaba el 18 de diciembre y no empieza hasta finales de febrero, son 9-10 semanas de descanso y de pretemporada. Esto significa que durante la temporada los jugadores les quedan 9 semanas de no competición y de tiempo para la planificación.

Este sistema es muy atractivo para la competición y claro, para el espectador, pero es fatal para la preparación de un jugador y también, la relación entre la pareja porque prácticamente no tienen tiempo de planificar nada, ni añadir mejoras en su juego como equipo. Además, si tienen una mala racha, es mucho más difícil de salir de ella, ya que la exigencia del calendario no se lo permite. Y es que, terminan una prueba y ya están en pista compitiendo para la siguiente, sin poder trabajar correctamente los errores de la anterior.  

 

Pongámonos un segundo en la piel del jugador: llevas 6 semanas compitiendo sin pasar por casa y tu compañero y tú habéis jugado 6 torneos seguidos. En el primero logras un buen resultado, en el segundo te sorprenden y caes antes de lo esperado, en la tercera prueba ganas algún partido, pero surgen dudas en tu juego. Te quedan tres torneos, has podido entrenar tres veces y, por supuesto, sin prácticamente poder descansar. Tu feeling con el compañero se deteriora y empiezas a dudar. En los siguientes tres torneos pierdes antes de lo esperado, así que llegas a casa después de mes y medio sin pisarla, con todo el cansancio acumulado y con el peso de las derrotas sufridas en tu cabeza. Por delante tienes una semana de entrenos con tu compañero, en los que tu cabeza tiene que mantenerse centrada, porque la semana siguiente te vuelves a ir un mes entero con más pruebas que debes disputar. En este breve espacio de tiempo, el entrenador tiene que planificar las sesiones de entreno y volver a generar esa confianza con tu juego y el de tu compañero. Si las cosas salen bien, en cada prueba llegarás más lejos y jugarás más partidos, pero esto te costará el rendimiento en el siguiente y así sucesivamente.

 

Esto es lo que está viviendo un jugador de pádel profesional con esta temporada de competición. Independientemente de si es Top 10 o Top200, la cuestión es que la temporada es muy larga y las semanas de descanso no son suficientes para poder recuperar sensaciones y hacer modificaciones en tu juego y el de tu compañero. Viéndolo así, ¿no crees que es lógico que haya habido tantos cambios de parejas?

WPT anuncia el nuevo formato de competición para 2023

Como os avanzábamos, esta semana ha habido la presentación del nuevo modelo del circuito World Padel Tour para la temporada 2023. Un nuevo capítulo de la disputa entre jugadores y la organización.

 

Te situamos: a World Padel tour le queda un año de contrato de exclusividad con los jugadores y los tiene a todos en contra, ya que según los jugadores, el trato de la organización hacia ellos ha sido abusivo. Y aunque el circuito profesional prácticamente no existía hace una década y fue WPT quien lo levantó como merecía, los jugadores se sientan engañados o “estafados” por la entidad (tal y como ha vuelto a recalcar el jugador Pablo Lijó en este nuevo paso del conflicto). No podemos olvidar que gracias a la apuesta de WPT por este deporte, ahora han aparecido otros grandes inversores que quieren llevarlo al siguiente nivel. Pero está claro que el contrato de exclusividad de los jugadores les penaliza y sus condiciones no han crecido tanto como lo ha hecho el deporte en sí, sobre todo desde 2018. Así pues, se unieron dos factores clave: la oferta Qatarí y la creación de la PPA (Pro Padel Players Assossiation), que conjuntamente iniciaron un proyecto paralelo a WPT con PREMIER PADEL. Y allí estalló la guerra, con WPT poniendo demandas millonarias a los jugadores. (Recupera lo sucedido aquí)

 

Después de todo esto, alguien tenía que dar el primer paso para solucionar la situación, y está claro que la posición dominante la tienen los jugadores respaldados por el circuito PREMIER PADEL, así que World Padel Tour ha optado por enterrar el hacha de guerra y ofrecer una salida, pero con condiciones

 

El nuevo proyecto de WPT 2023, que ha presentado de la mano del conocido exjugador de tenis Álex Corretja, se puede resumir en tres puntos clave:  

  • Una mayor dotación económica para los jugadores en los torneos
  • Cuadros más amplios (de 32 a 64 con 16 cabezas de serie y los ocho primeros con Bye). 
  • Sin exclusividad en el contrato y una retirada de las demandas a los jugadores, si firman la continuidad.

Así pues, parece ser que World Padel Tour quiere mantener su circuito y a sus jugadores top, por lo que han decidido apostar por dejarles competir donde quieran, y además, subirán las dotaciones económicas. ¿Será suficiente para que firmen su continuidad? ¡Estaremos atentos al recibimiento que tiene la PPA y a su respuesta!

¿Necesitas ayuda?